Breve despedida

Con esta entrada vengo a despedirme de las entradas de los lunes, desde ahora hasta mediados de septiembre, más o menos. Los ejercicios espirituales, estos que aparecen programados en el blog y algún otro más privado, me ocuparán en este tiempo.

Aunque no sabemos cómo continuarán las cosas -un verano es mucho tiempo, mucha vida-, me gustaría seguir comunicando la lectura existencial, que creo que es un modo de transmitir que el evangelio sirve para vivir.

Luego espero continuar, si Dios quiere, y me encantaría si me hicierais sugerencias de qué cosas os ayudarían.

Las entradas con el comentario a los textos del domingo continuarán (también, si Dios quiere), y ojalá ayuden…

Para terminar, os dejo una poesía de G. Manley Hopkins que me encanta y que a mí me ayuda a alabar a Dios con uncorazón ligero.

Esta «belleza maculada» de la que habla el poeta, esta belleza aparentemente imperfecta, inclasificable, ingobernable, que te llena el corazón cuando puedes recibirla en sus infinitas e impredecibles formas, nos la encontramos cada día, si sabemos mirar.

Eso te deseo para este tiempo. Que mires de ese modo que llena de alegría el corazón.

 

Belleza maculada
Gloria a Dios por las cosas variopintas:
por los cielos cual reses berrendas, a dos tintas;
por la mota rosada que en la trucha que nada pinta pintas de antojo;
las caídas castañas, frescas ascuas al rojo;
las alas del pinzón; y las campañas ensambladas de partes: redil, labor, barbecho;
y todos los oficios con sus artes, su apero, su pertrecho.

Todo lo peregrino, singular; cuanto de raro y vario ha sido hecho
con modo de mudar, todo lo que motea (mas ¿a quién se le alcanza?)
con premura y templanza, acritud y dulzura; aquello que fulgura y que sombrea,
así lo engendra Aquél cuya hermosura se halla más allá de la mudanza:
Loado sea…

Gerard Manley Hopkins

(encontrarás más sobre el poema en Marqués de Tamarón, donde encontrarás esta traducción)

La imagen es de Ryan McGuire

4 comentarios en “Breve despedida”

  1. Maria Gutierrez

    Muchas gracias por todo lo dado este tiempo, cada lunes, que ha sido tan rico.

    ¡Y el poema es precioso! Que miremos así, sí, también a las personas. Muchas gracias por compartirlo, me ha encantado…

  2. Gracias, Teresa! Mirar de esa manera que llena de alegría el corazón y que, por eso mismo, no puede quedarse dentro, apagada… así lo vivo yo cuando siento esa alegría que es de Dios… sale y habla de alegría y de Dios a otras personas. Y así le alabamos a Él y «usamos» el mundo cómo a Él le gusta… y somos lo que Él está deseando que seamos… no?
    Que sea para mucha vida este verano, para ESA vida!
    Gracias por seguir comentando el evangelio, a mí me ayuda a vivirlo, a bajarlo de las palabras a la acción en mi día a día. Un abrazo muy grande.

    1. Muchas gracias, Nerea! Sí, yo también creo que mirar de esa manera llena de alegría el corazón, y quieres que llegue a otros y los llene también de alegría… ¡Que sea para mucha vida este verano! Y ¿a quién se lo vamos a pedir, sino a Él?
      Un abrazo enorme, Nerea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

¿Te apuntas?

Empieza a leer la Biblia, por tu cuenta o en grupo, con las claves que te damos en este documento gratuito para hacer lectura objetiva