No son tiempos para cobardes

Los cristianos de Irak están siendo perseguidos desde hace cinco años[1]. Y dice, uno que parece que sabe, que sin embargo los cristianos “perdonan antes de que uno les hable de perdón” ya que “al haber perdido todo, se han acercado a Dios”. Así suele pasar. No está más cerca de Dios el que quiere, sino el que lo necesita, y se entrega entero a pedirlo. Cuando le llamas, Dios siempre está.

En cambio nosotros, cristianos del primer mundo, sentimos miedo ante la posibilidad de pronunciarnos en relación a un Belén. Lo tiene que hacer el doctor Gaona[2], del que no sé si es cristiano o si lo que le mueve es la libertad, la denuncia de la imposición-, pero que ha dado un paso adelante para que la sociedad no sea lo que nos imponen los políticos. No se ha quejado, no ha criticado. Da un paso adelante, y nos abre la posibilidad de ser libres.

Iker Jiménez se hace eco de esta iniciativa[3], también en nombre de la libertad. Él sí habla de Jesucristo, y habla con admiración. No solo esta, sino muchas otras veces.

También he escuchado a una chica, alejada de lo religioso pero no de Jesús, explicar el sentido de la Navidad de forma más creyente, más descomplicada, menos “moñas” que la que a veces expresamos los cristianos.

Con todo esto, me estoy preguntando qué hacemos los cristianos “oficiales”, aparte de quejarnos o de condenar a los demás. Me pregunto, y le pregunto al Señor Jesús a quien quiero seguir, qué signo es este –en esta semana en que las lecturas del domingo nos hablarán de las señales- y qué nos indica. A mí todo esto me habla de dinamismo vital, sin el cual no se da dinamismo creyente: gente que está viva, y da vida. Y ni te cuento, esos cristianos en los cuales, el jugarse la vida se traduce en vivir lo esencial: confianza en Dios, perdón a los enemigos, afirmación de lo que importa.

Muchas lecciones. Muchos signos. Que el Espíritu que sostiene a los cristianos de Irak e impulsa iniciativas vigorosas como la del doctor Gaona, la de Iker, la de esta chica, inspire también en nosotros esa vida suya que tiene sabor, color, vigor… ¡que está viva!

[1] http://infovaticana.com/2016/12/07/los-cristianos-perseguidos-perdonan-asesinos-rezan-dios-perdone-al-estado-islamico/

[2] https://twitter.com/doctorgaona?lang=es

[3] https://www.youtube.com/watch?v=ZEWPupzLhoE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

¿Te apuntas?

Empieza a leer la Biblia, por tu cuenta o en grupo, con las claves que te damos en este documento gratuito para hacer lectura objetiva