fbpx

Semana Santa 2024

En esta página vas a encontrar algunos materiales que te ayuden para la oración de estos días de Semana Santa.

Por tu parte, tienes algún material que te parezca que ayuda (vídeos, música, libros…), escribe a teresa@mientrasnotengamosrostro.es con tu aportación y la incluiremos si vemos que puede servir. ¡Muchas gracias!

Enlace de Zoom para unirse a la oración

¡ATENCIÓN!

Este enlace es para participar en el encuentro que tendremos a las 13.00 horas. El enlace para las charlas lo tienes en el correo electrónico, y si estás leyendo esto, ya tendrías que estar apuntad@.

Así como te comprometes a asistir a las charlas de la mañana, la participación en este grupo es opcional. Lo que vamos a hacer es rezar juntos de 13.00 a 13.30 (como máximo), compartiendo nuestra adoración y nuestra súplica a la luz del tema del día. 

Si quieres participar, conéctate  enlace de Zoom que está debajo cinco minutos antes de las 13.00

Aquí debajo tienes el enlace para unirte:

 Tema: Semana Santa 2024

Día y Hora

28 de marzo, 12.55

29 de marzo, 12.55

30 de marzo, 12.55

Unirse a la reunión Zoom

https://us02web.zoom.us/j/83026590460?pwd=NGdWMGVxdzN4cGJDLzVQMWtGN1RTdz09

ID de reunión: 830 2659 0460
Código de acceso: 1111

Si vas a participar en los grupos, por favor, sé puntual. Si es la 1 y no has entrado, no entres ya, para no distraer.

Materiales para rezar

Si quieres seguir…

te recomiendo que veas la serie The Chosen. Aún han salido pocos episodios de la pasión, la muerte y la resurrección. Pero creo que te ayudará a amar a Jesús más cada vez.

Con este enlace accedes desde el ordenador 

Desde el móvil se puede descargar la aplicación The Chosen en la Play Store.

La película La Cabaña también ayuda a mirar este tiempo desde la mirada de Dios. 

Canciones para rezar en este tiempo

Como verás, buena parte de las canciones que te proponemos para estos días son de adoración. Lo que queremos transmitirte con esto es que lo que nos saca de nuestro pecado, lo que nos lanza más allá de nosotros mismos y nos lleva a Dios y a los hermanos del modo más poderoso, es esa mirada que nos transforma por amor.

Habrá canciones que te digan más, y otras menos. Ojalá haya alguna (con una basta) que te coloque internamente en esa actitud de adoración que nos coloca en el lugar más verdadero que somos: criaturas amantes ante Dios Amor, que lo es Todo.

Algunas están en inglés. Si quieres ver la traducción (la letra suele estar debajo del vídeo, donde dice mostrar más), y si no la tiene, aquí tienes un traductor que va bien https://www.deepl.com/translator

Jueves Santo. Adoración Eucarística

Haz clic en este enlace  para participar de una Adoración on line. También habrá una en tu parroquia o lugar donde celebras (¡no hemos llegado aún al punto de no poder ofrecer celebraciones de Semana Santa!:)).

Via Crucis. Imágenes para contemplar

Este Via Crucis te puede ayudar a acompañar a Jesús en los distintos momentos de su Pasión. Donde aparecen esas situaciones que describen las imágenes, puedes poner tus propias situaciones, los dolores de nuestro mundo. Jesús se ha hecho cargo de todas ellas.

“Intentemos ver, dice Karl Rhaner, el vía crucis del Señor sobre el fondo de la historia del mundo. En realidad, la historia del mundo es ella misma un gran vía crucis que debe conducir al hundimiento o a la redención. El vía crucis del mundo y el de nuestro Señor se abren y se espejan mutuamente. La marcha de la historia sólo se entiende proyectándola sobre el horizonte de la pasión de Cristo; y viceversa, sólo se capta el sentido pleno del vía crucis de Jesús, si se tiene presente que en él se condensa la crisis de la historia del mundo.”

            1. Aquí tenéis al hombre

            4. Tú eres mi Hijo amado

           7. No endurezcáis el corazón

      10. ¿Hasta cuándo, Señor?

            13.  En tus manos…

 2. Aquí estoy para hacer Tu voluntad

            5. Jesús, mirándolo, lo amó

          8.Sus heridas nos han curado

    11. ¿Por qué me has abandonado?

        14. Frente al sepulcro

 3. Por nosotros, por nuestra salvación

             6. Compasión

    9. Consolad, consolad a mi pueblo

            12. En tus manos

        15. No está aquí, ha resucitado

Mucho tiempo he tenido un cuerpo triste, el traje de trabajo humano: 

ahora voy estrenando el traje del domingo que todos llevarán, resucitados.

El mío es el primero: me lo pruebo despacio, solitario, 

acostumbrándome ante el espejo inmenso 

de los montes y el mar y el cielo, atónitos, callados.

Los árboles, los pájaros, las piedras se estremecen al verme: 

¿ya es la hora de encenderse también, dejar la queja, 

su hundido afán, su llanto de materia, 

y ser gloria final en mi reinado para que el mundo muera luego en paz?

Ya estaba encariñado con el otro cuerpo: viejo, arrugado,

con que el alma creció

en acuerdo dulce de avenirse

a las miserias mutuas, apegándose a cada rozadura de la vida 

como en unos zapatos convividos.

Pero ahora le premio en nuevo ser.

Esta es la misma barba que ha brotado como la zarza en la vereda, 

intacta, turbia de sol, de polvo y de sequía; 

hoy es el cerco de mi gloria, donde se esfuma lentamente mi fulgor.

Aquí siguen mis pies, casi de leño a fuerza de caminos, 

ya invadidos de piedra, en callo duro, minerales 

que entran por mi sustancia y me hacen árbol; 

ahora la tierra en ellos se humedece de cielo y luz,

y aprende así a esperar.

Aquí tengo mi cuerpo, sordo y blanco, 

como un pan escondido en la alacena, 

mi ciudad minuciosa de canales y plazas, 

y aire y jugos, siempre en vela: 

laborioso, descansa y goza ahora, 

buen obrero en su fiesta, 

y queda sóloentregado a su hermosa perfección, 

hecho un himno de huesos bien trabados, 

y carne que parece de alma, 

a fuerza de saberse hacer justa, en cada sitio, como debe de ser:

ya se ha hecho música,

un canto de colores y de espacio que ante mi Padre siempre quedará.

Los ojos que me vieran, cegarían: 

tendré que disfrazarme, y apagando mi luz, 

saldré del bosque de mi gloria: 

iré a comer con mis hermanos tristes 

y así verán que no soy un fantasma, 

un espíritu viudo entre las brisas.

Allí les dejaré mi testamento: mi palabra en sus manos, 

que la esparzan, el abrazo final, sin hablar casi: 

no les deslumbre y mate mi secreto, 

mis alas y mi risa de inmortal.

José María Valverde