Cuatro formas de hacer florecer tu huerto (III)

De este tercer grado de oración, y de la forma de vida a que da lugar, dice Teresa que “Es muy para levantar el espíritu en alabanzas de Dios y para gran consuelo de quien llegare aquí”.

Hay muchas más cosas en este capítulo que podíamos haber comentado… a medida que la intensidad de relación sube, la vida se hace más bella, más profunda, más intensa… infinitamente más rica que lo que el ojo puede ver y el oído, oír!

Pincha aquí para acceder al archivo.

 

Etapa 3

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

¿Te apuntas?

Descubre los 5 pasos que hacen falta para acceder a tanta riqueza que creías vetada para ti. 

Apúntate a la lista de correo y descárgate el ebook gratuito