fbpx

Dios está vivo

Ayer hablaba con una amiga y me decía, hablando de cómo está cambiando su relación con Dios: “antes Dios no influía en que yo estuviera mejor o peor; él estaba, y yo me encontraba mejor o peor dependiendo de lo que me hubiera pasado ese día. A mí me pasa que me cuesta mucho estar alegre de verdad. Y ahora, desde que ha cambiado mi relación con Dios, reconozco en mí esa alegría muchas veces”.

Cuánto me alegró escucharla. Y no solo, ni sobre todo, porque me alegre que esté alegre. Eso está muy bien, y queriéndola tanto, me llenó de alegría que fuera así. Pero lo que me alegró sobre todo es que sea Dios quien la alegre.

No sé si te pasa a ti. Muchas veces tengo la impresión de que Dios, también entre los que que nos llamamos creyentes, está presente como “el gran Ausente”: hablamos de él, decimos lo que quiere y no quiere de nosotros (a veces muy desacertadamente, lo mismo que cuando en las películas, al hablar de alguien que ha muerto, se dice “eso es lo que él/ella hubiera querido”), sabemos que está presente aunque no sepamos cómo, ni se note la conciencia de esa Presencia suya en algún modo de adoración o sobrecogimiento (¿sería lo propio, no crees?).

Dios está vivo. No vivo del modo que a veces llamamos así, ese que identifica la vida con la agitación, con el movimiento, con los avances o los proyectos. No. Vivo como quien es la Vida por la que todo lo demás, absolutamente todo lo que vive, está vivo. Vivo como para llenar de vida la vida. Vivo como para hacer que nosotros, tantas veces apegados a la muerte, deseemos y experimentemos la vida.

Reconocerlo así no te lleva a alegrarte por “tu” alegría. Reconocer a Dios vivo en medio de todo, en ti, en cada realidad, te lleva a servirle y a adorarle, a adorarle y a servirle, maravillada porque esa Vida que es la vida de todo, quiera Ser entre nosotros.

Por eso, me da mucha alegría cuando reconocemos a Dios como alguien que está vivo. Tan vivo como para reconocer que Él es el que puede colmar de alegría un corazón no acostumbrado a ella.

Imagen: Ali Yahya, Unsplash

2 comentarios en “Dios está vivo”

  1. Qué comentario tan bonito y que lección. Es deseo y oración que nuestra alegría dependa de Dios y no de como a ido o dejado de ir el día… Gracias Teresa

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

¿Te apuntas?

Descubre los 5 pasos que hacen falta para acceder a tanta riqueza que creías vetada para ti. 

Apúntate a la lista de correo y descárgate el ebook gratuito

mientrasnotengamosrostro.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Teresa Iribarnegaray (mientrasnotengamosrostro.es) como responsable de esta web.
La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de ActiveCampaign (proveedor de email marketing de Mientrasnotengamosrostro.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de ActiveCampaign. (https://www.activecampaign.com/es/legal/privacy-policy).
El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mailto: inater3@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.mientrasnotengamosrostro.es, así como consultar mi política de privacidad.