Vivir como creyentes

En esta categoría titulada “Vivir como creyentes” quiero poner el acento en algo que a los creyentes más o menos “comprometidos” de este tiempo nos parece obvio: somos creyentes. Mi insistencia en cambio, va más bien a que somos creyentes. Cuando una persona es creyente, mira la vida desde Dios: mira desde Dios, respira en Dios, busca a Dios en las cosas que hace, se pregunta dónde está Dios allí donde no le es fácil encontrarlo, se alegra cuando lo descubre y comunica a otros lo que ha descubierto, por si puede servir a algunos…

Esta llamada a vivir como creyentes es una exigencia de este tiempo. Los creyentes que somos, al menos en el entorno que yo conozco, nos movemos entre la contemporización acomodada-y-creyente, y la rigidez defensiva ante lo distinto-y-creyente. Se trata de no ser primero lo que somos y después creyentes, sino de ser primero creyentes… y luego, ¡ya se verá qué pasa con lo demás!

Y esta mirada creyente se comunica a todo lo que miras, lo que vives, lo que transmites. El otro día me pasaba con una canción de Mocedades que mucha gente conoce. Copio aquí el enlace [1] porque no sé colgar vídeos. ¡Y si alguien me enseña a colgar vídeos, se lo agradeceré mucho!

No es una canción que, a nivel natural [2], me diga mucho. No soy nostálgica, no tengo un hogar al que volver, no me parece que el tiempo pasado sea mejor ni creo que las cosas se mantengan iguales, y además, me gusta que la vida se mueva…

Pero esta vez, después de oírla tantas veces y desecharla un poco por estos motivos, empecé a fijarme en otra cosa. Y como me parece que esa sí merece comentario, la voy comentando:

Vuelvo a la tierra donde nací
Vuelvo a mi casa, a mi lugar
Como una ola vuelve al mar
Hoy vuelvo yo, vuelvo a mi

Esta vez, al escucharla, lo que me resonaba era que mi “tierra” era Dios. Jesús de Nazaret que es mi origen. El que un día vino a mi vida para decirme quién era él de verdad, quién era yo de verdad, que mi vida sería de verdad si la vivía con Él. Y cada vez, desde cualquier lugar, desde cualquier situación de la vida, la llamada a volver a mi hogar, a mi lugar, a mi centro, a mi verdadera vida, resuena siempre como aquella palabra primera y eterna, nueva y única: Tú.


Vuelvo, vuelvo, vuelvo a mi hogar.
Vuelvo, vuelvo, vuelvo a mi hogar.

Y con la repetición, siempre la misma y siempre nueva, esa vuelta a mi hogar me va atrayendo… me atrae tanto que, cada vez antes, cada vez más, se me hace evidente que  Jesús es mi hogar y mi lugar. No un refugio que me aísla, sino un regazo que me sana, me fortalece. Me fortalece y me lanza a la vida, más yo y más de Jesús cada vez. Al volver una y otra vez, vuelvo al Jesús que está presente en mi cada día, que me hace echar de menos no verlo más, no verlo del todo (“sin velos”, dicen los místicos), a ese Jesús que será mi dicha, mi hogar para siempre. Allí donde no experimentaré ningún “fuera”, porque «en Dios vivimos, nos movemos y existimos» (Hch 17, 28), y esta verdad no será ya un dato de fe oscura, sino la certeza que nos une y nos encuentra.


Nada ha cambiado, todo es igual
Mi árbol, mi huerto y mi pajar
Mi perro fiel, mi blanco pan…
Todos me esperan, vuelvo a mi hogar.

Lo único que no cambia, la fidelidad de Dios. Tan fiel, que toma formas distintas a lo largo del tiempo, a lo largo de la historia, para encontrarse siempre con nosotros. Siempre habrá árbol, huerto y pajar en los que reconocer el amor entrañable del Padre, a quien volvemos. Siempre habrá un perro fiel y un blanco pan… incluso si no hay perro y el pan se ha vuelto seco. Siempre habrá hermanos que me esperen cuando vuelvo a mi hogar… los mismos que me piden que mi vuelta al hogar no sea sólo para mí, sino para salir de mí, en su favor.

Vuelvo, vuelvo, vuelvo a mi hogar.
Vuelvo, vuelvo, vuelvo a mi hogar.

Vuelvo a mi hogar, sí… para reavivar las certezas, para profundizar en el encuentro, para confirmarnos en la entrega, más total y más libre cada vez.


Traigo un pasado para plantar
Manos cansadas veinte años más.
Traigo recuerdos que olvidar
Pero no importa, vuelvo a mi hogar.

Mientras vivimos en esta vida, el cansancio, el dolor y la limitación son parte del camino: lo que necesitamos enterrar y lo que puede revivir; el cansancio o la tristeza o el peso que no saben dar la vuelta; las memorias heridas, la fuerza de la muerte… pero no importa, porque Jesús ha vencido todo eso, y volver a él se vuelve una ocasión más de vivirlo todo. Y lo mejor, sí, es volver a mi hogar, porque en él, el Cristo sana, restaura, rescata y resucita. Y la vuelta al hogar será ocasión de un encuentro nuevo con Jesús, que va habitando nuestras zonas oscuras y nos hace más suyas cada vez.

[1] www.youtube.com/watch?v=stRdQxHR5bA

[2] Por si entras es la primera vez que entras a este blog: llamo humanidad natural a nuestra mirada espontánea, que no mira desde Dios sino desde sí misma. Hay otra mirada, según Jesús, que mira de otro modo. Esto lo explico en “Cómo se hace”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *